04 julio 2008

THE TRAGICAL MISTERY TOUR

7:45 AM
En un autobús



Por un instante, hundirse dormido
en los cercenados ríos de la pereza,
en el lecho azul de las aguas marinas
donde las ánforas guardan los besos.
Por un instante, no ser animales
de branquias heridas, boqueando
en la húmeda muerte de la mañana.
Por un instante no viajar
en la seca pecera de aletargada
morralla que tragó los anzuelos
para ganarse el pan y los peces.
Por un instante olvidar el turbio remanso,
el charco propio en las sequías.
Por un instante, revelar nuestras manos
de fango y algas,
como vestigio húmedo de la crecida.
Por un instante, que el río revuelto
no sea ganancia de pescadores
sino riada en las áridas aceras
y que la ola estancada
hostigara las dársenas y albercas,
como un océano que ciñera los cuellos
de los que nunca nadan y se quitan la ropa.
Por un instante, no encauzar la mañana
hacia las acequias del nombre.
Por un instante, no sumergirse
en las mismas aguas del sucio río.

3 comentarios:

inwit dijo...

Qué bárbaro, amiga!! Poemazo!!

David Franco Monthiel dijo...

ou yé!
en breve compartiendo lo nuevo vía email. en brevesisisimo tiempo.

Le sigo invitando a que continue los comentarios entomólogos de sus animalillos, ou yé.

almighty jah!

salud

Annabel M. Z. dijo...

Interesante perspectiva de un viaje en bus.

Salud.