19 enero 2017

Carne de Carnaval en los medios

19/01/2017
Reseña de Carne de Carnaval (El Paseo) - Papel en blanco, 19 de enero de 2017

17/01/2017
Entrevista a David Monthiel, autor de Carne de Carnaval (El Paseo) - Canal Sur Radio, 16 de enero de 2017 (min. 31:40)
17/01/2017
Carne de Carnaval (El Paseo) - Cadena SER, 15 de enero de 2017
16/01/2017
Carne de Carnaval (El Paseo) - elconfidencial.com, 15 de enero de 2017
16/01/2017
Entrevista a David Monthiel, autor de Carne de Carnaval (El Paseo) - La Razón,16 de enero de 2017
16/01/2017
Carne de Carnaval (El Paseo) - eldiario.es, 16 de enero de 2017
16/01/2017
Carne de Carnaval (El Paseo) - La Vanguardia, 15 de enero de 2017
16/01/2017
Carne de Carnaval (El Paseo) - EFE, 15 de enero de 2017

15 enero 2017

Entrevista capotiana a David Monthiel




En 1972, Truman Capote publicó un original texto que venía a ser la autobiografía que nunca escribió. Lo tituló «Autorretrato» (en Los perros ladran, Anagrama, 1999), y en él se entrevistaba a sí mismo con astucia y brillantez. Aquellas preguntas que sirvieron para proclamar sus frustraciones, deseos y costumbres, ahora, extraídas en su mayor parte, forman la siguiente «entrevista capotiana», con la que conoceremos la otra cara, la de la vida, de David Monthiel.

Si tuviera que vivir en un solo lugar, sin poder salir jamás de él, ¿cuál elegiría?
Hace años que elegí el barrio del Mentidero, donde nací y vivo. Un lugar de del que aún no me ha podido exiliar la crisis endémica de una ciudad como Cádiz, que ostenta los índices más altos de paro del estado. Las razones para estar son claras en una ciudad como esta. Está rodeada de mar por todos lados menos por uno. Pero tiene carácter de isla. Tras un flojo hay un epicúreo, tras la alegría una pena negra, tras las risas, las fatiguitas, tras el pasado de esplendor, el presente de mojón. Soy muy consciente de que una cultura milenaria late bajo los adoquines y las fincas que se construyeron con plata manchada de sangre, que roneaba de tener leyes de seis mil años y en verso en época de Herodoto. Pero no soy un talibán del gaditanismo, ni creo que este hecho, elegir el lugar desde el que una quiere escribir y vivir, aumente o disminuya mi ignorancia o mi estulticia, mi costumbrismo o mi lejanía periférica de los centro de poder editorial, o mis reservas con los que muchos llaman "estar atado a un sólo lugar". Vivir en un puerto con gitanerías supone una cosmovisión diferente a la de tierra adentro. No hay mérito en eso. Aquí siempre han llegado las novedades antes que a Logroño (con perdón, es un ejemplo) y a sus cabecitas. Y un adagio de la ciudad decía que Madrid siempre estuvo más lejos que La Habana. Esta ciudad siempre ha sido cateta y moderna, a la vez, llena de ilustrados burgueses y de majos, de modernas y de castizas. No es difícil entender que esta ciudad, madre del flamenco y de unos de los carnavales más complejos y creativos del mundo, te regale una luz, una alegría en las fatiguitas, un desplante de bailaora en cada esquina, el Atlántico ahí, las azoteas desde las que se ven copas de araucarias. E historias y personajes como los que aparecen en la novela Carne de carnaval (El Paseo editorial, 2017).
¿Prefiere los animales a la gente?
No. La gente, esa categoría tan amplia y ambigua, me parece que tiene muy mala prensa en días en los que existen mascotas con más armario, cuidados y más tratamientos médicos que yo. La gente es esa que muchos intelectuales rechazan por ordinaria, obscena, bajuna y luego hablan en su nombre desde la medianía social o el progrerío barato de los que ostentan títulos universitarios. La gente es maravillosa, aunque esté narcotizada por el consumo, el espectáculo y la televisión, medicalizada, hastiada, comprada y vendida, o vote a sus verdugos, porque dentro late  "el pueblo" dormido. Creo que es fundamental escribir para "la gente" y no sólo para los críticos o para otros escritores.
¿Es usted cruel?
No, me considero una persona buena, noble, no en el sentido machadiano sino en el sentido que las abuelas usan para hablar de los niños y de las niñas que conocen. La crueldad es aplastante cada día en muchos aspectos de la vida: juguetes rotos del sueño televisivo, injusticias con las víctimas, sueños del consumidor que no tiene para consumir, egolatrías del me gusta, y todas las canciones tristísimas que suenan por la radio y que hablan de una decadencia orgánica de una sociedad. La crueldad es un nicho de mercado para los que instrumentalizan al otro y lo convierten en una cosa, en una relación para lograr que aumente su tasa de ganancia o su tasa de ego.
¿Tiene muchos amigos?
Tengo pocos amigos y amigas por ese viejo adagio de pocos pero fieles y de verdad. Son en los que confío, a las que quiero, a los que pregunto, a las que escucho perorar borrachos a las siete de la mañana, a los que ayudo en lo que puedo, a los que intento convencer para que lean o escuchen tal cosa, o se dejen permear por el flamenco en sus creaciones. Por los que testificaría en el Tribunal de Actividades Antiamericanas. El falso mito dice que la literatura es un oficio solitario, una actividad que requiere la soledad "del autor". Eso es una mentira. El proceso de escritura sí es solitario pero la literatura que yo quiero hacer necesita de lectoras durante ese proceso, de miradas que critiquen o celebren, que pidan aclaraciones o soliciten menos adjetivos y más acción. La literatura que yo hago necesita de una comunidad que la reciba, en primera instancia, para así saber que es útil, divertido o necesario lo que una hace.
¿Qué cualidades busca en sus amigos?
Nunca hago una entrevista personal para hablar con alguien, compartir o beberme una cerveza. Nunca he sido de lo que muchos llaman "el croqueteo", que viene a ser lo social relacionado con la literatura. Huí de esos lugares. Y cuando estoy no suelo relacionarme bien por mi proverbial siesura o timidez. O una mezcla de ambas. Nunca supe aprovechar los momentos en los que podía medrar socialmente o culturalmente. Obtener un hueco en una antología o en una galería de fotografías. Me da igual. Quiero que me juzguen por lo que escribo, no por lo que afirmo con una copa en la mano en un remedo de fiesta a lo Woody Allen.
¿Suelen decepcionarle sus amigos?
A veces. Sobre todo si durante un tiempo los he juzgado por lo que dicen, declaman, afirman y no por lo que hacen. Cuando la tensión de las contradicciones se hace insoportable o demasiado patente desaparecen de mi vida para ser sólo personajes secundarios, conocidos, figurantes.
¿Es usted una persona sincera? 
Suelo serlo. Pero entiendo la sinceridad como la distancia más corta en lo que uno dice y lo que hace. Nunca fui un "bienqueda", como se suele decir. Aunque entiendo que manejar una sinceridad calculada a veces te lleva a morderte la lengua y a dormir mal. O a que te duela la cabeza. A veces evito una sinceridad que puede meterme en problemas. Sobre todo con algunos arribistas del mundo de la cultura. Pero luego todo cae por su peso y lo que consta no son las declaraciones ampulosas sino el trabajo diario, la constancia, lo que dicen los lectores y lectoras de lo que escribes, la incidencia que tiene en sus vidas. Ante eso, no hay nada que objetar ni interpretar.
¿Cómo prefiere ocupar su tiempo libre?
Con mi familia, con mi "comunidad". Leyendo. Escuchando música. Haciéndola. Vi The Wire, Tremé, Los Sopranos, Mad Men y Perdidos. Creo que con eso tengo suficiente. Vivimos en una burbuja de series. Hay tantas que me da pereza seguir el debate.
¿Qué le da más miedo?
La muerte de mis seres queridos. La agonía. La política exterior de algunos países.
¿Qué le escandaliza, si es que hay algo que le escandalice?
Que haya gente que desprecie la magna cultura de la Baja Andalucía, donde se crió, para remedar localismos de Chicago sin reconocer que en Estados Unidos sería apreciado como aquí consideramos al Pollito de California. Me escandalizan los tópicos racistas y clasistas sobre Andalucía, sobre Cádiz: sobre la flojera, la falta de rigor, sobre nuestro humor, sobre la manera en que vivimos. Me escandaliza que los andaluces usen esos tópicos y desconozcan olímpicamente las cuatro raíces históricas de una cultura sin parangón: la negra, la gitana, la judía y la árabe. Me escandaliza que se tome como verdad exportable y científica el conocimiento creado por hombres blancos de cinco países y que todo lo que no provenga de ahí sea folclore, antropología, cosa poco seria. Me escandaliza la colonialidad del poder.
Si no hubiera decidido ser escritor, llevar una vida creativa, ¿qué habría hecho?
No decidí ser escritor. Dibujaba tebeos, escribía canciones. Yo decidí ser músico. Pero acabé escribiendo.
¿Practica algún tipo de ejercicio físico?
Lo practiqué. Demasiado.
¿Sabe cocinar?
Sí. Rápido y con las verduras que haya en la nevera.
Si el Reader’s Digest le encargara escribir uno de esos artículos sobre «un personaje inolvidable», ¿a quién elegiría?
Sobre varios: sobre el filósofo Enrique Dussel, sobre Fermín Salvochea, sobre El Planeta, el primer flamenco conocido, sobre las mujeres represaliadas en los pueblos de la sierra de Cádiz durante la sistemática represión franquista.
¿Cuál es, en cualquier idioma, la palabra más llena de esperanza?
Vida.
¿Y la más peligrosa?
Para algunos cuando la escuchan: descolonización.
¿Alguna vez ha querido matar a alguien?
No. Nunca.
¿Cuáles son sus tendencias políticas?
Como decía José Daniel Fierro: Nunca me sale igual pero: Con lo que tiran a la ba­sura en Queens en Nueva York en una noche, se podría amueblar un pueblo de Cuzco diez mil veces mejor de lo que está ahora. Con los desperdicios de un restaurante cla­se media de Caracas, comen 60 familias argelinas cinco días. Los solteros que pasean en la noche en Buenos Aires ha­rían las delicias de las solteras que sueñan solitarias viendo las estrellas de Bangkok. Los libros que he comprado y no leído resolverían los problemas de una biblioteca para en­señanza media en Camagüey. Con el salario mensual de un tranviario del D.F. se vive un día en el César Palace de Las Vegas. Con los discursos de un gobernador priísta mexica­no se pueden volver locos seis detectores de mentiras. Con la lumbre que hay en los poemas de Vallejo se cocinan to­dos los hot dogs que se consumen en un día en Monterrey. Con las palabras que he usado en 35 años para explicarlo, si las hiciéramos piedras, podríamos haber construido en Texcoco tres pirámides de Cheops . . . ¿Está claro? En resumidas cuentas: intento ser un intelectual de retaguardia, no de vanguardia, como dice Boaventura de Sousa Santos, uno que va con los movimientos sociales, caminando al mismo tiempo y se deja sorprender por la creatividad social, busca dar cuenta de lo que está pasado. Un materialista mesiánico.
Si pudiera ser otra cosa, ¿qué le gustaría ser?
Mujer.
¿Cuáles son sus vicios principales?
Fleet Foxes, Camarón de la Isla, Michael Kiwanuka, Paco de Lucía, Caetano Veloso, La Perla de Cádiz, Father John Misty, Enrique Morente, Moses Sumney, Las comparsas de Antonio Martínez Ares, Jimi Hendrix, David Palomar, John Coltrane, Las comparsas de Juan Carlos Aragón, Miles Davis, algunas comparsas de Antonio Martín, Christian Scott Atunde Adjuah, Javier Galiana, Deftones, Raúl Lucas, The Posies, Proscritosdf, The Beatles, Music Komite... Así como la relectura constante de Manolo Vázquez Montalbán.
¿Y sus virtudes?
Constante, trabajador, imaginativo, creativo, determinado.
Imagine que se está ahogando. ¿Qué imágenes, dentro del esquema clásico, le pasarían por la cabeza?
El sol y el mar en la azotea de mi infancia, mi madre cantando, mi padre con un micro diciendo tonterías y locuras en lo alto de una duna, mi hermano Pepe montado a caballito, mi hermano Dani jugando al teatro y yo, su espectador, un baño nocturno en la Caleta, aquel abrazo con Sonia en la tetería del Populo, Sofía cantando "Pariri", Olivia tocando una guitarra de juguete.

T. M.

28 diciembre 2016

Lista 2016





1. El mundo en los ojos de un ciego, Paco Ignacio Taibo II.

2. Tartessos, Adolf Schulten.

3. Ora marítima, Avieno.

4. Prótesis, Andreu Martín.

5. La promesa, Friedrich Dürrenmatt.

6. Días contados, Juan Madrid

7. Doña Ustolia blandió el cuchillo cebollero, Paco Ignacio Taibo, II.

8. Turismo y capitalismo en España, Iván Murray

9. Abrázame, oscuridad, Dennis Lehane

10. Bajarse al moro, José Luis Alonso de Santos

11. El poeta cautivo, Alfonso Mateo-Sagasta

12. Cómo escribir novelas policiacas, G.K. Chesterton.

13. Últimos días de la víctima, José Pablo Feinmann

14. Gente del abismo, Jack London

15. Cuatro manos, Paco Ignacio Taibo II

16. El cadáver imposible, Juan Pablo Feinnmann.

17. Lo que es sagrado, Dennis Lehane.

18. Marx y la Modernidad, Enrique Dussel

19. La muerte de Ulises, Petros Markaris

20. Sobre la escritura, Francis Scott Fitzgerald.

21. Adulterios, Woody Allen.

22. Rebelión y melancolía, Michel Löwy y Robert Sayre.

23. Los mares del sur, Manuel Vázquez Montalbán.

24. Asesinato en el Comité Central, Manuel Vázquez Montalbán

25. Con flores a María, Alfonso Grosso

26. Andalucía, un mundo colonial, Alfonso Grosso.

27. Entre dos banderas, Alfonso Grosso.

28. Epitafio para un señorito, Manuel Barrios.

29. Carmen, Prosper Merimeé

30. El Pisito, Rafael Azcona.

31. Cuarteto, Manuel Vázquez Montalbán

32. El blanco móvil, Ross Macdonald.

33. Huella jonda del héroe, Montero Glez.

34. Un beso de amigo, Juan Madrid

35. Las apariencias no engañan, Juan Madrid.

36. Regalo de la casa, Juan Madrid

37. Mujeres y mujeres, Juan Madrid

38. Cuentas pendientes, Juan Madrid.

39. Grupo de noche, Juan Madrid

40. El juez y su verdugo, Friedrich Dürrenmatt.

41. A navajazos, Andreu Martín.

42. La literatura nazi en América, Roberto Bolaño

43. La invención de Morel, Adolfo Bioy Casares.

44. Allegro ma non troppo, Carlo M. Cipolla.

45. Amo y esclavo, Lev Tolstoi.

46. Estrella distante, Roberto Bolaño.

47. Historial universal de la infamia, Jorge Luis Borges.

48. Nocturno de Chile, Roberto Bolaño.

49. Los caminos del flamenco, Antonio Mandly

50. El Blocao, José Díaz-Fernández.

51. Caballería roja, Isaac Babel.

52. Vidas imaginarias, Marcel Schwob.

53. Sed de champán, Montero Glez.

54. El aprendizaje del escritor, Jorge Luis Borges

55. Ha muerto un hombre, Davodeau, Étienne y Kris.

56. La sinagoga de los iconoclastas, Juan Rodolfo Wilcock

57. Tres historias de amor, Manuel Vázquez Montalbán

58. Tatuaje, Manuel Vázquez Montalbán

59. Los judíos en la literatura española, Manuel Cansinos Assens.

60. Como acabar de una vez por todas con la cultura, Woody Allen.

61. Los papeles de Aspern, Henry James.

62. Me acuerdo, Georges Perec.

63. La evasión, José Giovanni.

64. Besos de fogueo, Montero Glez.

65. La venus mecánica, José Díaz-Fernández.