07 diciembre 2016

Transverdad



David Monthiel 

¿Posverdad?
 —Tesquiyá.

   Cuando todos se lanzan a usar la nueva palabrita, una sólo piensa en cómo contrarrestar el novelerío de doxólogos y opinantes para meter con calzador el neologismo que, según uno de los diccionarios más arbitrarios de occidente (en el que no viene ni "soléa", ni "bulería"), es la palabra del año. Por lo visto se ha usado mucho en artículos, redes sociales, en la campaña electoral de Trump y en el Brexit. ¿Han contado con los tweets de la población mundial que no tiene acceso a internet?


      Según el diccionario, la posverdad "denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”. Para nuestra pretensión de verdad, la posverdad sólo es una vuelta de tuerca a lo mismo. Mercancía lingüística que aparece como novedad. Cito: ¿es verdad lo que pasa en Masterchef, Gran Hermano, Hermano mayor y tantos etcéteras? ¿Son verdad las emociones que ahí afloran?¿Qué es eso de que una señora de un bar ha denunciado que se guionizaba el mal rollo y que le habían puesto gusanos de atrezo?

        Pero, un momento: ¿es verdad la verdad sobre la "reconquista", el "descubrimiento", "la transición"? ¿era verdad la verdad del muro en la frontera mejicana? ¿era verdad la verdad de la campaña de Bush Jr.? ¿Era verdad la verdad de las armas de destrucción masiva? ¿Era verdad la verdad sobre Cuba, sobre Fidel? ¿Era verdad la verdad sobre Venezuela? ¿Por qué se esconde la verdad sobre las pensión alimenticia de un afamado periodista, la verdad sobre las financiaciones de partidos y sus discos duros, la verdad sobre pisos de VPO, la verdad sobre la corrupción, la verdad sobre la senadora fallecida? ¿Era verdad la verdad de las aguas contaminadas en Loreto, la verdad sobre el carril bici?

            —¡Los iluminatti!

            Ya una vez hablamos de eso. Telerealidad. La posverdad es un guionista de Los Simpsons escribiendo para el presidente de EEUU. Guy Debord usado y banalizado, sin comprenderlo a fondo, por los gestores culturales.

            Una de las razones que se arguye para su creación y uso es que somos autistas informativos. Que los ciberciudadanos viven en burbujas informativas, en pequeños guetos en los que sólo leemos lo que nos gusta y que nos holgamos en la verdad cómoda y afín sin "los contrapesos tradicionales que funcionaban como árbitros".

            —Y eso nos perjudica.

            ¿Ha mentido usted estratégicamente? ¿Nunca mintió en el currículum? ¿Dijo toda la verdad en las entrevistas de trabajo? ¿Infló su inglés hablado y escrito?

            —¿Yo? If if between between.

            Los "contrapesos" son un gran eufemismo de las antiguas manipulaciones en la vieja opinión pública. Esa que, en la larga y venerable senda de la prensa, se inventó el Maine (1898) o el estado cristiano. El frente armado de las noticias-opinión, los cortas y pegas de las declaraciones, la "creación de una realidad" o ficción periodística, la publicidad encubierta en editoriales, son una perfecta máquina de fabricar verdad. Y es la misma , dicha cientos de millones de veces, para que asumamos que debemos regalarles, en estas fiestas tan señaladas, a los niños una pistola y a las niñas una muñeca. Porque la realidad autoritaria es tan tramposa, chusca y cuartelera que uno de sus más celebrados comentadores la tiene de mármol cuando es capaz de afirmar que es mejor tener dos partidos únicos iguales en vez de uno, que la prensa en una sola mano es mejor que esté en una sola mano, que está bien que los productos que te comes sean todos de la misma empresa con diversas caretas.

            —Disfrute: todo está bien.

            Los que realmente viven en burbujas autoinmunes de verdad son las elites, las castas, los que mandan, los que redactan diccionarios, los que dicen hacer ciencia universal desde un localismo imperialista. El que realmente vive en un autismo informativo es Occidente, rodeado de fronteras, atemorizado, encerrado en un nivel de vida insostenible para el planeta tierra. Apenas conoce el cara a cara de la miseria y la crisis que sufren las periferias gracias al expolio, la guerra, la epistemología que ha convertido a occidente en occidente. Escamotea el daño.El intercambio es de materias primas y womads por recetas económicas, deudas y onegeismo ilustrado.

            Ejemplos los hay a manojitos. Desde pagar por zapatillas cosidas por pequeñas manos esclavas o argumentar que la empresa que le cortó la luz a la abuela, que murió en un incendio por usar velas, no tiene ninguna responsabilidad. Era problema suyo por no poder pagarla. La casuística es nítida y cruel.

            Otra verdad, a veces, se cuela por las rendijas de la prensa comercial, los muros de la academia eurocéntrica y las videocámaras de las elites bancarias: como el disidente cubano que no se plegó al necio argumentario de los ciudadanos de primera.

            —¡La libertad!

            —Comemielda.

            Esa verdad exterior, fuera de la verdad del círculo de opiniones dominantes. Algo que podríamos llamar la transverdad.

            —¿Qué carajo es eso dios-mío-demiarma?

            La transverdad es ir más allá de la verdad de la modernidad, de esa que afirma que el aumento de la tasa de la ganancia, a pesar de que puede acabar con el planeta, es racional. Se trata de pensar lo posible desde la perspectiva de aquellos a los que la modernidad siempre ha negado su verdad.

            —Nosotros.

            O se ha reído de ella. O la ha considerado folklore. O se ha burlado de sus creencias. O las ha falsificado, escondido, derruido, metido en una urna de un museo de antropología. O las ha robado para convertir en rey del rock, del funk, del house, del dub, a un hombre blanco de mediana edad que las clases medias puedan tolerar y consumir.

            No se trata de realizar la utopía moderna ni de regresar a un falso primitivismo pre-moderno. Sino de entender que la miseria (económica, social, ecológica) que nos rodea es fruto de la verdad de la "modernización". Entendida, por ejemplo en Andalucía, como la reconversión industrial, deslocalización, crisis endémica, exilio laboral, movilidad exterior, fuga de cerebros, la conversión en mito barato. Ese rollo de adaptarnos a los estándares de la banca privada de la Unión Europea. La perenne crisis de 1.161.000 parados y paradas.

            Se trata pensar en el otro, la otra, en la dominada, el dominado. En los zombis culturales, desde el cariño. En el reverso sangriento de "La reconquista", las víctimas del "descubrimiento" y el timazo de "La transición". En los 300.000 gitanos que viven en Andalucía y han resistido culturalmente.

            Se trata de atacar como irracional a la violencia, pasivo-agresiva en nuestra posición geoestratégica de sur subdesarsur, de la Modernidad. De ir más allá de la verdad del partido único regional, del aparato político de los enchufes y un largo etcétera de ruido, mierda y mamoneos. Negar la negación de su mito, ese que sale en los anuncios de Barbie, en los promocionales del turismo, en las utopías de las colonias para hombres y en la que nosotros actuamos de graciosas o palmeros. Ese que hace invisible la barbarie moderna desde su palafito construido con palabras como "civilizada, buena, universal, racional, superior, científica y verdadera".

            Partir de la verdad negada, excluida y condenada al olvido por la modernidad y su rodillo académico-periodístico. Porque partir de la eterna verdad, o la nueva posverdad, para los declarados periféricos, acaba siendo lo mismo: afirmar nuestro supuesto carácter de inferioridad innata histórica y cultural. Porque si se cree que la única forma de "desarrollarnos" o "salir de este estado de inferioridad y subdesarrollo" "o tener Kants o Heideggers o Foucaults o Bourdieus" es modernizar nuestra forma de hablar, nuestras relaciones, despersonalizar lo que se ha llegado a llamar la revolución de la hierbabuena, nuestra música, nuestras ideas sobre los musulmanes, sobre los refugiados, sobre la unidad del estado, sobre la monarquía, sobre el 4 de diciembre, es cagarla a base de bien.

            Y es aquí mismo donde se esconde el misterio de nuestro subdesarrollo. Cuando, queriendo ser lo que no somos (desarrollados), al final terminamos negando lo que éramos para poder ser lo que no somos, que dice Juan José Bautista.

            —¿Nos pagan los madrileños la sanidad?

            —¿Nos pagan los catalanes el PER?

            —¿Nos van a enseñar a pescar al curricán?

            —¿Hay que tocar como un grupo de Chicago o de Finlandia?

            —¿Hay que hablar fino para ser actriz y salir en películas?

            No podemos seguir negando como cateta, antigua, obsoleta e inferior nuestra propia memoria histórica y cultural. No podemos seguir afirmando que no tiene sentido desarrollar nuestra propia cultura, nuestra propia narrativa, nuestros propios saberes y nuestra propia tecnología ancestral, sino importar e implantar en nuestra realidad el conocimiento, la ciencia, la cultura el desarrollo explícito y exclusivo de la forma de vida localista del Occidente masculinno, blanco y sajón. Y que eso nos dé igual. O nos de vergüenza.

            —Poé-verdá.

            Porque como decía José María Castaño: cada vez hay más flamenco y menos cante.  O como decía el escritor periférico y costumbrista: Los conquistadores nunca se sacian. Ellos lo llaman vino, las uvas, ¿cómo?

            Arriquitaun.


25 noviembre 2016

La nueva inquisición



David Monthiel




¡Qué falta de entrañas! Qué falta de humanidad. Antes no existían estos inquisidores, esa caterva de gente con apellidos simplones que te hace un guiñapo con su poder, con sus redes, con su humor zafio, con su falta de educación, con su tanto twitter de pago y tanta opinión. Antes no te dejaban a oscuras para poder pulirte tu sueldo ilegal de cuatrocientos euros en felicidad de centro comercial en el Black Friday. Inaudito.

      —Con lo bonito que es el derroche energético cuando se produce.

    ¿Es que no se tiene tacto para poner en la picota la presunción de inocencia? ¿Por qué esta gentuza lo critica todo y no respeta las grandes cosas que se van a hacer por ellos?¿Es que nadie puede verlo, por muy canalla que sea? ¿Cuándo han sido el odio y el rencor el motor de militantes políticos? ¿Cuándo el mayor eje de un programa político e ideológico era la destrucción del adversario?

   ¿No es un problema esta falta de valores cuando se quieren reabrir, una y otra vez, las heridas del pasado de esa gente que aún está pensando en cosas que no le interesan a la ciudadanía? ¿Son tan sucios y retorcidos que no reconocen que lo pasado, pasado está? Y que hay que respetar a aquellos que creen en una causa justa frente a esas antiguas generaciones que amorales, mal educadas, son tan rencorosos. Son unos amargaos que quieren juzgar a los que mantienen el pulso firme en momentos tan difíciles para forjar una nación.

            ¿Dónde están los pensadores o los que analizan los comportamientos de la sociedad? ¿Es que nadie se da cuenta de que quieren lo mismo de siempre? ¿Nadie se da cuenta de que lo han destruido todo? ¿Nadie se da cuenta de que quieren ponerte multas y quitarte tus pisos de VPO con los que especulas, expropiarte tus tierras en las que haces lo que te da la gana, investigar tus cuentas para buscarte las cosquillas y tengas que plegarte a las viejas tradiciones para conseguir contratos públicos? ¿Nadie se da cuenta de que van a cobrarte más impuestos cuando eres tú el que da riqueza? ¿No ven que una verja no detiene las amenazas que nos acechan?

             ¿Nadie se da cuenta de que van a convertir en un héroe a alguien por ser imputado y por seguir viajando y viviendo de las rentas?

            —Cuánta mediocridad y envidia.

            Menos mal que ahora "las hienas" estarán distraídas lamentándose, acumulando piropos. Y dejarán el escrache de las magníficas personalidades que ha marcado y marcarán un hito en la historia reciente. ¿Un minuto de silencio?

            —Ni de coña.

     Menos mal que en la opinión pública y los medios democráticos nunca caen en estas estrategias de escribir, prejuzgar o insultar como hacen en sus redes, en sus microuniversos amorales y políticamente correctos. Menos mal que los medios honrados no ceden ante la hipocresía que estamos sufriendo. Menos mal que lo que han creado estos inquisidores también les puede tocar. Y pronto tendremos otro montajito, otro escándalo, otra acusación, otra hoguerita, otra imputación, otra prueba de lo malos malísimos que son.

            —Impíos.

            —Inquisidores.

            —Hienas.

            Y menos mal que yo, como presidente electo de los Estados Unidos, tengo la conciencia limpia y tranquila.


24 noviembre 2016

Todos los prisioneros necesitan saber cómo es un árbol

Con Marcos y Alberto



Piensa en un árbol bajo la cruel ventisca.
En la espiga bajo el copo abrasador,
bajo el puño del tiempo.
Piensa en las ramas
que arañan la sórdida luz
en el gélido beso de la prisa.
Piensa en un árbol en lo más crudo del otoño
cuando otoño adormece el pulso de su savia*.
Piensa desde la raíz a la hoja,
desde el tronco leñoso
hasta el numen en las bodegas de la madera,
bajo la más cruel ventisca.
Piensa que aún apuesta por la primavera.




*Verso tomado del poemario País, Libros de la Herida, 2009, de Alberto Porlan.


De "El libro de la servidumbre", Germanía, 2011.
 

21 noviembre 2016

En la tormenta no se distinguen las lágrimas de los escupitajos





David Monthiel

            Aseguran que La Máquina del Fango recién empieza a funcionar. Con un objetivo claro: atacar liderazgos, minar esperanzas y, sobre todo, enfangar unas primarias.
       —¿Y Venezuela?
       —¿Y los pisos de VPO?
     —Se llevan mal. Mira el puño y la uve de victoria.
        —¿Monedero?
        —¿Zapata?
            Si echamos la vista atrás nos daremos cuenta de que empezó a funcionar mucho antes de los informes personalizados y picantones del CNI. Está ahí desde La pedagogía del millón de muertos para saber qué votar. Desde la formación profesional del enchufismo para saber a quién respetar. Por eso la didáctica del dossier del CNI no es nueva. En otros ámbitos se llama "la lista negra" y te deja fuera de los que van a currar ese día en los muelles de Johnny Friendly o en la subcontrata de Astilleros. Está desde que aceptaste las cookies, tus búsquedas son rastreadas y los anuncios que te salen en tu red social son los que más te pegan o se adaptan a tu perfil. Si nos lo afinan en fiscalía o con un algoritmo especial, podemos comprarnos un pack de seis cervezas, Lloro por King Kong, un jack o prestar declaración en la AN sobre un tweet.
            La alquimia del chanchullo es connatural al viejo sistema que tiene su fundamento en el arreglo y la mierda. Si otras historias fueron contadas por un necio, llenas de ruido y furia, que nada significan, estas están narradas por un corrupto en editoriales. Llenas de fusilamientos, "el dejar caer de Julián", "el pato", submarinos, Scalas, abogados laboralistas, de cal y torturas, dinero negro, fosas, señor x, hermanísimos, sobres, discos duros, volquetes de putas, aeropuertos vacíos y ángeles de la guarda que buscan aparcamiento.
            —Demagogia.
         Tanto es así que, en el Camino de Damasco, muchos remedan a un profético Riechmann y señalan en su calendario íntimo el día que dejan de leer El País, el Mundo o apagan la radio de Prisa y corriendo. El libro de Jorge es de 1997. "Lo llaman democracia y no lo es" es de 2011. Así que imagínense qué cantidad de fango y mentiras han estado tragando los que ahora se toman la pastillita roja de la comunicación comercial de grandes emporios. Se acabó la ignorancia de la ilusión. El resto es melancolía, un proceso cada vez más corto tras el expolio de los años 80 y 90. Porque ahora sólo hacen falta diez años para reunir a los cantantes de karaoke y hacer una relectura nostálgica de aquel programa de infausto recuerdo.
          —En Cuba a ti te hacen la cobra, ¿A que sí?
          Lo que sí denota la difamación es otra cosa. Es el fenómeno: su apariencia y su fundamento. Un poné: La apariencia de la recogida de alimentos del otro día en San Antonio era la de una fiesta de la caridad.
          —¡Sé solidario!
      Yo la vi ciclada de chundachunda, bailecitos de una mascotas de baloncesto, publicidad encubierta, azúcar para motivar a los niños y niñas y voluntarios uniformados que celebraban con artificialidad televisiva cada caja llena de los hidratos de la caridad.
         —Y una tuna.
        Su fundamento es más oscuro. El hambre. Las colas de carritos. Gente concreta que no tiene para comer.
            —Esa gente.
            Otro poné más sesudito: la apariencia del "que da trabajo y crea riqueza" tiene su fundamento en "el que te da de alta una hora y trabajas seis, el que te roba parte de la riqueza". La apariencia del "yo pienso" descartesiano, ya saben, tiene su fundamento en el "yo conquisto" hernancortesista, la apariencia de "la riqueza" tiene su fundamento en "el robo".
            —Ya me perdí. Se ve que quiere mostrarse como erudito.
            La difamación quiere sacar a la luz, a la opinión pública, el fundamento corrupto "general" de los que aparecen como la gran esperanza blanca de la honestidad política.
            —Son todos iguales.
            Pero se encuentran con algo que aparece como novedad, pero es la repetición (como farsa) de algo muy viejo. Y lo de la farsa es porque si uno quiere informarse con algo de criterio tiene que acudir a programas y publicaciones de humor. La idea de que regresa algo que no pudieron exterminar, hacer desaparecer en cunetas. A pesar de todos los esfuerzos y sacrificios que hicieron, acaban por coger un Blablacar con la chusma.
            En Andalucía sabemos que nuestra historia, si la escuchamos, habla de muchas muertes. Las de hace quinientos años y las de hace ochenta. Una doble razia de gente "sucia" que es prescindible en esa "España grande y limpia". Tanto en la del siglo XVI como la de 1936. De campesinos a campesinos. Del progrom a la Causa general del Franquismo. Esa España limpia tiene como oscuro fundamento matar y expulsar campesinos, ya fuera por su religión, por el color de su piel, por su modo de hablar, y matar jornaleros de los llamados conscientes en la Idea, con ética de straigh edge, sindicalistas, peligrosos, exterminables. "Dadle café, mucho café", que decía uno de los limpadores.
            —¡Qué completa ausencia de cultura democrática!
            En la tormenta no se distinguen las lágrimas de los escupitajos. Nuestra pequeña victoria es saber que les aterra que aparezcan en el cara a cara esas gentes que ellos limpiaron. Otra vez. Y que su fundamento, a pesar de la guerra sucia, sea la memoria, la honestidad, la ideología, las ganas, la esperanza. Aunque luego se equivoquen, usen el humor negro o no puedan pagar un piso y lo vendan.
        Esa es nuestra victoria.
        Su miedo.
        Otra vez.