29 mayo 2005

ADVERBIOS

NO,
no, me oí decir. NO.
Era tan fácil negarse.
Era un como San Pedro de juez de pista
en el partido de un tenista malo
en el Getsemaní open. Negaba tres veces.
Negarlo todo. Lo que fuera.
Ya me contarás, dijiste.
Agarré mi NO por las solapas
y le di la bienvenida.
Y yo no sabía si sonreír
o echarme a llorar bajo la ducha.


de "Escuela del Loto" (inédito)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, he dado con esta pagina por casualidad, a mi tambien me gusta mucho la poesia y escribo algunas cosillas, ahi dejo mi humilde aportación, espero que os guste:

Si un moreno de ojos verdes
te puede robar el corazón,
no espero que te desesperes
porque él no sería un ladrón.
Si un rubio te pide un beso
y ese moreno el corazón,
no desperdicies al moreno
por un rubio besucón.

David Franco Monthiel dijo...

JAJAJAJAJAJAJJA, ese trastorn!
qué gusta un chiste privado carajo