13 marzo 2007

LA SENDA HACIA LA SENCILLEZ ES LA MÁS COMPLEJA

Ocho horas de descanso.

Ocho horas de prisión.

Ocho horas de consumo.

6 comentarios:

la luisa dijo...

reverénciome, maese david. brazos y besos munchos y salud, poesía y monte. y qaver si pué zer y me voy con los ninios pallán un viernes destos. l.

David Franco Monthiel dijo...

ajolá ajolá, srta castañeda.

ariadna dijo...

Lah clavao colega, así es; que se lo digan a más de una.
Es genial, espeluznante, precisamente por lo que no dice o evidencia. Como una multiplicación 8 x 3 =32 horas que tiene el día ¿no es así?
Deberíamos darle vacaciones a alguien pero es tarde, la guerra ha empezado, ya me hice con la armadura y voy hacia los gigantes sancho que decía don quijote (perdona, es una ida de olla).

es que de vez en cuando encuentro hasta huecos pa leer y me ha venido a la cabeza una obra de teatro que fui a ver el otro día de ELs Joglars,"En un lugar de Manhattan"; es una revisión del Quijote y me hizo olvidarme del tiempo durante 2 horitas magníficas. Haré una pequeña referencia en mi blog.

Zalú y poesía.

la luisa dijo...

¿pero tres por ocho es veinticuatro o 32? besos tantos como queden, l.

agenbite dijo...

Yo voto por venticuatro, pero si fueran trentidós tal vez quedaran ocho para forzar la ecuación...

nobody's boy dijo...

Don Daví, que te sigo leyendo. Bezoz...faltan las x horas de resistencia.