28 abril 2008

BRAILLE

Porque estoy incluido en todos los nombres
perdidos o tachados en las agendas.

Y se me amontonan los saludos retirados

y el catálogo de desplantes y deserciones.

Porque encuentro todos los ceniceros llenos

de las horas muertas e incineradas.

Porque mi ropa es una cama sin hacer

y nadie me dice levántate y anda

y sal

y muere este fin de semana

y resucita al tercer día.

Pierdo el tren de las buenas ocasiones

en la estación del tedio.

Y el invierno es crudo, el verano muy hecho,

el otoño de vuelta y vuelta.

Y la primavera no llega.

Es por eso que repito

las mismas líneas de diálogo

como un braille gastado

cuando estoy ciego.




De "Los hermosos bebidos"

2 comentarios:

Cucaracha homicida dijo...

Me encanta....

Hoy me viene como anillo al dedo o, mejor dicho, como soga al cuello.

David Franco Monthiel dijo...

gracias amiga!

qué alegría verla por aquí!