03 septiembre 2010

Cuerpo con clase


Las personas entran en tensión corporal, esa tensión les hace ganar un control enorme sobre una parte de su experiencia llevándoles a perder el control de ámbitos importantes de sus vidas, esa pérdida de control hace que ellas y/o sus próximos consideren que están enfermas (porque soportan costes corporales y espirituales enormes, porque se les percibe distorsionadas tanto en su cuerpo como en su alma) y, si no son capaces de apaciguarse con sus recursos o los de sus próximos, un sistema de tratamiento público y/o privado —con redes institucionales, profesionales y diagnósticos en conflicto—
— pasa a gestionar una parte importante de su existencia. Esa gestión les cierra ciertas posibilidades en la vida cotidiana pero también les abre otras. Algunas abandonarán ese sistema, otras permanecerán en él.
Éste es el tema de este libro.


de Moral corporal, trastornos alimentarios y clase social, José Luis Moreno Pestaña, CIS, 2010