05 diciembre 2010

TAVARES

Tavares (1970) es un escritor con una pantagruélica voracidad conceptual y un tenaz defensor de la literatura de ideas. Sus dos libros traducidos al castellano forman parte de proyectos teóricamente ambiciosos que se estructuran en dos series. Por un lado, están los libros negros, que indagan en las distintas formas que puede adoptar el mal. Son textos muy duros, marcados por la violencia y una escritura casi minimalista. Por otro lado, una colección de libros ilustrados sobre personajes imaginarios que habitan un barrio literario. Delicadas calas en la tradición culta del último siglo con unas bonitas ilustraciones que recuerdan vagamente a Saint-Exupéry: a El señor Valéry han seguido El señor Henri –dedicado al pintor y poeta Henri Michaux– El señor Juarroz y El señor Brecht.


Perfeccionismo

Un pájaro cayó abatido por un disparo. Acababa de cruzar la frontera.

El peligro de la cultura

La gallina pensaba tanto, y era tan culta, que tuvo una obstrucción interior y dejó de poner huevos. La mataron al día siguiente.

Libertad de elección

Era una librería que vendía un solo libro. Había cien mil ejemplares numerados del mismo libro. Como en cualquier otra librería, los compradores se demoraban, dudando sobre qué número escoger.

Mal negocio

Empezaron a quitarle la piel al cerdo para después comérselo.
Justo antes de morir, el animal murmuró:
—No-soy-un-cerdo-soy-un-hombre.
La pareja se arrodilló y se puso a llorar.
—Este cerdo habla. ¡Qué rentable habría sido!

Diamantes

En lugar de uvas, los racimos del reino dejaban caer diamantes sobre la tierra.
—¡Diamantes, diamantes, diamantes! Hace años que no se ve otra cosa –se quejaba el productor.

Los poetas

Los poetas en una enorme fila que rebasa ya la esquina de la manzana siguiente, aprovechan el momento de espera para rellenar cuidadosamente el formulario.



El maestro

El maestro más importante de la ciudad quería dibujar una circunferencia, pero se equivocó y acabó dibujando un cuadrado.
Pidió a sus alumnos que copiaran el dibujo.
Los alumnos lo copiaron pero, por error, dibujaron una circunferencia.

El barrio
“Son libros compuestos de historias breves que narran distintos episodios por los que pasa un personaje con una forma de pensar muy determinada. Son textos escritos por alguien que lee, que no concibe su vida sin la lectura, y que pretende ‘responder’ a sus lecturas mediante personajes que habitan un barrio mental, un barrio utópico, borgiano. Cada libro es autónomo pero al mismo tiempo me gusta la idea de que formen parte de un proyecto más amplio. Son homenajes a ciertos escritores, pero no tienen nada que ver con los aspectos biográficos, que no me interesan nada. Más bien son una especie de caricaturas en las que hay una conexión, muchas veces inconsciente, entre el nombre del personaje y el autor real. En cualquier caso, mis personajes son autónomos y uno no tiene por qué conocer la obra del autor homenajeado para entender el libro, aunque sin duda puede propiciar otras interpretaciones. Por ejemplo, en Portugal acaba de publicarse el libro de esta serie dedicado a El señor Brecht. Trata sobre un hombre que cuenta historias, algunas de ellas muy políticas. Cuando entra en una sala vacía empieza a contar una historia y, poco a poco, la sala se va llenando. Al final es tal su éxito, tantas las personas que acuden a escucharlo, que le obstruyen la puerta de salida”.

Articulo publicado en Ladinamo 24.LDNM - May-Jun 2007 
Los textos pertenecen a El señor Brecht, Mondadori, de Gonçalo M. Tavares

2 comentarios:

Ecnil dijo...

¡Que buneíizimo!

deefeeme dijo...

sí que lo es!

salud!