03 junio 2011

LOS PASADIZOS

No entender el límpido surtidor
y la fuente ultrajada.

No entender el módico manjar
y el surco de sangre.

No entender la desazón del despilfarro
y la presa del despojo.

No entender los pasadizos
que hay de una familia a otra.

¿Es la quietud cercada, defendida,
la que provoca la inquietud?

Dónde los pasadizos de la vergüenza.
Dónde.