23 noviembre 2005

En el principio, el tacto- Juan Antonio Bermúdez



Progresaron como árboles, pinzados
por la sangre común de sus raíces
perezosos, soberbios, ignorándose

soportaron el trueno, las nevadas
fertilizados por la misma lluvia
pero solos, rotundamente solos
uno al lado del otro, pero solos

y de improviso el viento o algún pájaro
o la vida, la vida con su aliento
que rinde y que derrite las cadenas
movió una rama al fin lo suficiente
para rozar la copa del vecino

y en ese tacto luego reiterado
hasta la confusión de los dos cuerpos
reconocieron un idioma antiguo
tal vez, sólo tal vez, se comprendieron

De "Los errantes"

6 comentarios:

sonicya dijo...

Sr. Bermudez me ha llegado usted al alma...buena elección david. Y su representación gráfica inmejorable ;-)

inwit dijo...

Mostro!!!

mochuelo dijo...

sutil, como el roce de una rama contra la otra: magnífico...

deepery dijo...

!!!

Anónimo dijo...

Tengo un déjá vu brutal con este poema, tú ya lo habías colocado antes en el blog, o me lo diste a leer???? porque no es normal tener un déjà vu con un poema, porque sé que este poema ya lo he leido

el contrabandista dijo...

bueno, esto de ir de telonero (aunque sea virtual y casual) del gran agustín es ya lo máximo. gracias infinitas, daví. y abrazos varios.