19 diciembre 2005

Una palabra sobre los fulgurantes y modernos hacedores de poemas


es bastante fácil parecer moderno
cuando en realidad se es el mayor imbécil jamás nacido;
Lo sé: he salido impune después de hacer cosas horrorosas
pero no tan horrorosas como las que leo en las revistas;
tengo una honestidad que me viene de las putas y los
hostpitalesque no me permite fingir serlo que no soy
-lo cual supone un doble fracaso: el fracaso de la gente
en la poesía,y el fracaso de la gente
en la vida, y cuando fracasas en la poesía,
fracasas en la vida, y cuando fracasas en la vida,
es que nunca naciste,
digan lo que digan las estadísticas
o el nombre que te puso tu madre.
Las gradas están llenas de muertos
que piden a gritos un vencedor,
que desean un número que los llevea la vida,
pero no es tan fácil-igual que con el poema:
si tú estas muertomás vale que te entierren
y tires la máquina de escribir
y te dejes de tontear con poemas, con caballos, con
mujeres, con la vida:
estás taponando las salidas,
así que sal rápidoy desiste de esas
pocas y preciosas páginas.

Charles Bukowski, Madrigales de la pensión

Powered by Castpost

2 comentarios:

Anónimo dijo...

anonimamente te digo, que la foto...brutalmente bestial, así te veo dentro de unos años... (jajajajajajajajajjajaja, lo sientooo)
Venga, fuera bromas, en segundo lugar, menos mal q tengo tu "Ofú, lámour fou¡", porque por aquí no tengo cojones de escuchar el "Bukowski poem"

anonima dijo...

genial como siempre el "viejo indecente", me enamoré de él en un sucio antro, cuando me escupió "me corté muy corta la uña del dedo corazon de la mano derecha..."