02 julio 2006

Pequeño Larusse de Historias Trastornadas Vol. IV: los Yippies

Por Wu Ming 6
La revolución no es la que creéis; no es ninguna organización a la que podáis pertenecer; no es aquello por lo que dais vuestro voto. La revolución es lo que hacéis desde la mañana hasta la noche; es vuestra forma de vivir”.


1.¿Hey colega, dónde está mi coche?
El 1 de octubre, el ex-estudiante graduado Jack Weinberg estaba sentado apaciblemente en la mesa del Congreso de igualdad racial. Dos polis del campus se acercaron a la mesa. El bueno de Jack, requerida su identificación, se negó a mostrarla. Los polis, haciendo el clásico mohín de la autoridad, se enfadaron. Lo arrestaron. Lo metieron en un coche. La voz se corrió (con perdón). Weinberg no salió del coche policial, y el coche tampoco se movió durante 36 horas. Fue rodeado por unos 3.000 estudiantes y sirvió de forma detournemental-trastornada como un podio para conferenciantes. Una agradable discusión pública tuvo lugar hasta que se retiraron los cargos contra Weinberg. Una sentada y cinco meses después la universidad acusó a los estudiantes que organizaron esa misma sentada. Que las posaderas de cientos de estudiantes se posaran en el suelo y su consiguiente acción punitiva, cual castigo corporal sublimado, desencadenó una protesta estudiantil y la toma del edificio de administración del campus. 800 detenidos. As se conformó El Movimiento Libertad de Expresión o Free Speech Movement (FSM). La universidad se vio obligada a ceder y terminó levantando la prohibición sobre las actividades políticas en el campus.
De una de las ramas del FSM más sanas y retorcidas de risa, donde se podrían ahorcar los sesudos gafapasta con halo de left adoctrinado e inteligente, nacieron los Yipppies, un grupo político apodado formalmente como el Partido Internacional de la Juventud. El chiste bilingüe era evidente: entre la fiesta y el partido nos echamos unas risas y, como diría el periodista underground de turno, descolocamos colocados y contraculturalmente a la sociedad norteamericana. Fruto de aquella organización groucho-marxista (New York Times pixit y dixit) florecieron trastornados lucidísimos como Abbie Hoffman y Jerry Rubin.
2.”We are going to take the Pentagon and turn it into an LSD factory”
En octubre de 1967, 75.000 opositores a la guerra del Vietnam se movilizaron en Washington. Mientras unos se preocupaban por un transcurso ordenado del acto (dentro de esa rutina cabalgatera de las protestas), según lo acordado con el Gobierno, otros decidieron expulsar al mismísimo diablo del Pentágono. Y no solo eso, sino que incluso dieron a conocer sus exorcistas intenciones en una rueda de prensa. Numerosos santos rodearían el Pentágono en un ritual sagrado de exorcismo acompañados de salmos y espirituales percusiones. 1.200 personas crearían un poderoso anillo que haría levitar el diabólico edificio. La salida de todas las energía malignas se constataría con la mutación coloreada del edificio a una altura determinada. En ese momento se acabaría la guerra del Vietnam. En casi toda la prensa norteamericana apareció la visión del Pentágono como encarnación del mal.
3. Lluvia de billetes
Antes, el 24 de agosto de 1967, los yippies aparecieron sonriendo en la galería de la Bolsa de Nueva York. Como si soltaran palomas en un acto de solidaridad con algún broker muerto, lanzaron puñados de billetes (la mayoría falsos) hacia donde estaban los corredores gruñían. Ante tal chaparrón de cashflow, la mayoría cesó en su jerga de números y gritos y comenzó a agacharse para recoger charquitos de verdes. Algunos brokers, como habitantes de un país con sequía, empezaron a pelearse frenéticamente para agarrar el dinero. Hoffman afirmó estar intentando mostrar que eso es lo que los agentes de Bolsa del NYSE "ya estaban haciendo". El NYSE entonces instaló barreras en la galería, para prevenir que desaprensivos como estos no volvieran a interferir con el intercambio monetario otra vez .
4. La convención y los MC5
1968. La Convención Nacional Demócrata de en Chicago. El escenario de manifestaciones en contra de la Guerra de Vietnam. Miles de personas agitadas por discursos y el jaleo electrizante de los MC5. El menú del activista se componía de carteles y pancartas, camisetas, música, danza y poesía. Un cerdo, Pigasus el Inmortal había sido traído a la ciudad para ser nominado para Presidente. Algunos respondieron al toque de queda nocturno con piedras pero no de toque. Como una cortina represiva, el gas lacrimógeno desató las lágrimas de toda la love generation. Luego los cuerpos de esa misma generación fueron golpeado con porras. Hubo arrestados.
Un gran jurado acusó el 20 de marzo de 1969 a ocho manifestantes y a ocho oficiales de policía. Empate. Fueron: Abbie Hoffman, Jerry Rubin, David Dellinger, Tom Hayden, Rennie Davis, John Froines, Lee Weiner y Bobby Seale. El juicio comenzó el 24 de septiembre de 1969 y el 9 de octubre se llamó a la Guardia Nacional de los Estados Unidos para controlar a la masa que se concentraba en el exterior del tribunal de justicia.La taquígrafa tecleó “PIG”. Bobby Seale completó su descripción del juez con unos "cerdo fascista" y "racista". El juez ordenó que se atase y amordazase a Seale durante el juicio. Fue sentenciado a 4 años de prisión por descato al tribunal.
Los yippies Hoffman y Rubin se mofaron del decoro del tribunal debido a que el juicio, ampliamente promocionado. Se presentaron en el juzgado ataviados con togas de juez. El juicio se extendió meses, siendo llamadas a testificar muchos personajes públicos de la izquierda Americana y de la contracultura (incluyendo a Arlo Guthrie, Norman Mailer, Timothy Leary y el Reverendo Jesse Jackson). Durante la sentencia, Hoffman sugirió al jurado que probasen el LSD y se ofreció para ponerles en contacto con un dealer enrrollao que conocía en Florida.
El 18 de febrero de 1970, los siete acusados fueron encontrados no culpables de los cargos de conspiración, dos de ellos fueron absueltos, y cinco fueron declarados culpables de sobrepasar las reglas estatales con la intención de incitar a la violencia. Esos cinco fueron sentenciados a cinco años de prisión cada uno y multados con 5.000 dólares el 20 de febrero de 1970. Las condenas fueron todas revocadas por la apelación del United States Court of Appeals for the Seventh Circuit el 21 de noviembre, 1972.
5. “All we are singing, is shoot Spiro first”
Los yippies, mal vistos por la miopía lefty norteamericanna, recurrían al Pop-Art y a técnicas dadaístas en vez de atacar abiertamente el «mal inherente al sistema capitalista”; pero declaraban; «los yippies son marxistas. Estamos en la tradición revolucionaria de Groucho, Chico, Harpo y Karl» (J. Rubin).
Sólo hay que echarle un vistazo al dossier que el FBI recopiló sobre Hoffman (se dice que es el más extenso de un ciudadano norteamericano) para asegurar que los yippies fueron considerados enemigos públicos número uno durante su periodo más activo. Las razones no son otras que su disposición a la militancia, su capacidad de llevar a las barricadas a la juventud blanca de clase media y la voluntad de establecer vínculos operativos con grupos afroamericanos como los Black Panther y otras minorías radicales organizadas.
Afirman que eran considerados enemigos de la teoría.”!Solipsistas y de orientación subjetivista!” añadiría el intelectual. El escrito de acusación contiene toda una letanía de reproches como “escepticismo lingüístico, crítica de la civilización y negación del discurso intelectual”: «Le hacían el juego al fascismo al preferir esloganes fáciles en vez de explicaciones laboriosas e imágenes caricaturizadas en vez e críticas clarificadoras». La preferencia por las acciones de efectividad mediática les reportó a los yippies con frecuencia la acusación de ser unos simples bufones de la sociedad capitalista mediática y unos suministradores de la industria sensacionalista.
Esto se puede resumir en que propagaban la acción en vez de la mera charlatanería. Consideraban la acción no sólo como medio de propaganda, sino como acto liberador en sí mismo. Aún así la bibliografía yippie rebosa de erudicción trastonada y lucidez política. Desde “Roba este libro” volumen autoreferencial redactado por Abbie Hoffman para uso y usufructo de los jóvenes que deseaban vivir felizmente sin soltar un centavo (con técnicas para dormir comer y comunicarse gratis o mediante el saboteo) a “School Stoppers Textbook - A Guide To Disruplive Revolutionary Tactics for High.Schoolers”. Volúmenes dirigidos a los chicos y chicas blancos de clase media hasta ahora apolíticos. Las “81 ways to trash the school” (81 maneras de destrozar la escuela) tenían por trasfondo un rechazo general a todo tipo de poder y autoridad.
6. Estetizar la resistencia política. Bleeding my time y el MEDIA FREAKING
Los yippies se propusieron estetizar la resistencia política. Con su “teatro de guerrilla” (happening y teatro invisible según los manuales de guerrilla de la comunicación) elevaron la «teatralización de la política» a programa.
Un efectivo ejemplo de esto es el “Media Freaking”. Nueva York. Manifestación. Los yippies habían repartido sangre en pequeñas bolsas de plástico. Armados como si hubieran atracado un banco de sangre, buscaron el enfrentamiento con la policía. En los primeros golpes, los manifestantes rompieron las bolsitas de sangre en la cabeza. El decorado bélico se completó con los penachos de varias bombas de humo y el agradable sonido de las ametralladoras deletreando muerte desde algún casette. Los transeúntes admiraban la escena con estupefacción. Toda la plaza rebosaba de sangre. Estas acciones afirmarían más rotundamente y con más efecto que cualquier pancarta exigiendo el final de la guerra en Vietnam.
Afirmaban: “The myth makes the revolution” (el mito hace la revolución) e intentaron instrumentalizar para este mito la fijación por los acontecimientos de la prensa estadounidense: «¡Todo guerrillero ha de saber cómo puede valerse del terreno de la cultura que intenta destruir!» (J. Rubin).El mito del yippie no debería describir ninguna posición concreta, sino crear un escenario abierto, perfilado por alusiones, en el que se puedan vivir los sueños y fantasías. Los eslóganes como "Fuera del Vietnam", según su concepción de la política, pueden ser informativos, pero no pueden crear mito. Justamente la aparente falta de sentido de muchas acciones así como las imágenes drásticas y efectistas son la materia a partir de la cual se tenía que tejer este mito. Rubin y Hoffman estaban convencidos de que del solo hecho de que se informase públicamente de sus actividades opositoras ya resultaría un efecto de cambio de la sociedad y de las conciencias: "la simple idea de una "historia" ya es en sí misma revolucionaria; puesto que la "historia" ya implica la destrucción de la vida normal. [...] El medio de comunicación no transmite "noticias", sino que las crea. Un acontecimiento no sucede hasta que aparece en la pantalla, entonces se vuelve mito [...] Es igual lo que puedan decir de nosotros. Las imágenes son las que hacen la historia» (J. Rubin).
7. "Es demasiado tarde. No podemos ganar. Se han hecho demasiado poderosos".
Rubin acabó convirtiéndose en un broker de Wall Street como aquellos que recogían dinero falso del sueño años antes. Murió en 1994 cuando fue atropellado por un coche. Hoffman, buscado por las autoridades federales, estuvo escondido durante siete años en México, Francia y los Estados Unidos. Mientras estaba huído, Hoffman continuó escribiendo y publicando, con la ayuda de simpatizantes en el underground americano. Su artículo en el Playboy Magazine (Octubre de 1988) resumiendo las conexiones que constituyen el "October Surprise" llamó la atención por primera vez sobre la conspiración a un amplio número de lectores. Hoffman sobrevivió gracias a tarjetas de identidad falsas y trabajos intermitentes. Finalmente, se hizo la cirugía plástica y adoptó una personalidad totalmente nueva como "Barry Freed". Fue encontrado muerto el 12 de abril, en 1989. 52 años. 150 píldoras de Fenobarbital. Su nota de suicidio decía "Es demasiado tarde. No podemos ganar. Se han hecho demasiado poderosos".
Filmaron una película sobre su vida en Hollywood.

3 comentarios:

garcía argüez dijo...

maravillozo!!!
gracias, gracias

inwit dijo...

foh, qué guapo!!

David Franco Monthiel dijo...

asias asias

abrasos