12 abril 2007

HOTEL, OTELLO HOTEL

De camino a ninguna parte, sito

en una carretera inhóspita,

en un carril polvoriento de la vida,

esa comarcal donde abandonaría a un perro

en verano. Me alojo en este hotel

“Otelo hotel”, fonda en el fondo barata

con televisión/ tienda/ bar y piscina vacía

porque hasta eso me he bebido.

Malvivo en una habitación doble para uno

para mí solo, que sin ella soy la mitad,

con pensión completa

completamente insoportable sin ella,

la desnuda huésped que iba de paso

“de paso de ti”/ es decir de mí.

Mi hogar provisional sin camareras

que carguen con el pesado equipaje

de celos/ de llagas/ de yagos.

Me alojo en este hotel

“Otelo Hotel”, esta sórdida pensión

donde me estrangulo el recuerdo

de tragedia en cinco actos:

Primer acto: Me despierto destrozado.

Segundo acto: Me rasco los cojones.

Tercer acto: Me hago una paja.

Cuarto acto: Me fumo un cigarro.

Quinto acto: Te sigo queriendo.

Para los nuevos, novísimos y noveleros sementales.

2 comentarios:

nobody's boy dijo...

Es genial, muy genial. Me temo que aparecerá por la bitácora. Está usted ganándose el mundo a base de poemas, caballero.
Abrazoz.

David Franco Monthiel dijo...

que aparezca sr. borja, que aparezca. Siempre es usted bienvenido por estas calles. Por cierto, muy enriquecedora su intervención en el debate en casalchapa.

moitos besz