22 diciembre 2009

Interrumpir el discurso


Interrumpir el discurso tiene un momento intencional, activo, además de ser el resultado de que al discurso han afluido fuerzas de procedencias diversas y de líneas dinámicas opuestas. Los textos de Benjamin sobre Baudelaire están llenos de ellas. Sus fuentes de información son los primeros documentos del socialismo, pero no lo son menos las memorias de jefes de policía y de aristócratas de abundante vida mundana. (Y estas últimas educan su vista para calar más penetrantemente en ciertas "maneras" de socialistas como Blanqui.) Enunciar una serie de temas abordados en las páginas que siguen ayudarán a comprender el estallido del discurso: los impuestos napoleónicos sobre los vinos, los traperos y los conspiradores profesionales, los precios de la suscripción a los periódicos, el aperitivo como uso de bulevar al servicio del folletón, los "negros" de escritores consagrados, el hundimiento del campesinado, el ejército como refugio de los empobrecidos, los tranvías y su influjo en el aislamiento de autómatas de los habitantes de las grandes urbes, las historias detectivescas, el color gris y el color negro en la indumentaria masculina, las fundas y estuches y forros para los objetos que adensan las habitaciones, la luz de gas, los bazares y el alma de la mercancía, la repercusiónen los gestos humanos del paso del artesanado a la producción en serie, el amor lésbico y los primeros movimientos en pro de la autonomía femenina.

Jesús Aguirre en la Introducción a "Poesía y capitalismo", Iluminaciones II, de Walter Benjamin.

de Marx en el Soho, de Howard Zinn

2 comentarios:

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con ella en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.

BOX8 dijo...

Me gusta mucho tu blog; enlaza exactamente con mis intereses: la poesía, la política y la responsabilidad ética del artista en estos tiempos de hambruna colectiva.
Enhorabuena! Lo enlazo al mio.
Gracias.
Marisol Sánchez (BOX8)