03 febrero 2012

Erich Fried

Mis grandes palabras
no podrán protegerme de la muerte
Mis pequeñas palabras
no me protegerán ante la muerte
Ninguna palabra
ni tan siquiera el silencio existente
entre las grandes y pequeñas
palabras
podrá protegerme de la muerte.
Pero es posible
que algunas
de esas palabras,
tal vez
y sobre todo las más pequeñas
o incluso hasta el silencio
entre las palabras
puedan proteger a alguien de la muerte
cuando yo haya muerto