30 julio 2004

El ladrón de Orquideas

 
Porque estoy incluido en todos los nombres
perdidos o tachados en las agendas
Y se me amontonan los saludos retirados
y el catálogo de desplantes y deserciones.
Porque encuentro todos los ceniceros llenos
de las horas muertas e incineradas.
Porque mi ropa es una cama sin hacer
y nadie me dice levántate y anda
y sal
y muere este fin de semana
y resucita al tercer día
Pierdo el tren de las buenas ocasiones
en la estación del tedio.
Y el invierno es crudo, el verano muy hecho,
el otoño de vuelta y vuelta
Y la primavera no llega.
Es por eso que repito
las mismas líneas de diálogo
como un braille gastado
cuando estoy ciego.

(del libro inédito "Los hermosos bebidos")

2 comentarios:

garcía argüez dijo...

Este libro de los bebidos tiene mu güena pinta, davilito
¿está terminao?
Besos
Chapa

David Franco Monthiel dijo...

Pues está así así. Casi terminao. Quizá unos retoquillos. No tenía titulo hasta que le di la vuelta al libro del Cohen (Los hermosos vencidos). Telo mandaré.
salud