03 marzo 2005

Microrelatos

ICEBERG

Cuando puse mis manos sobre ellos, le dije: tus pechos están fríos. Como el hielo, respondió ella. Cuando amaneció, bajé las persianas con cuidado. Quería conservar aquel instante, protegerla del sol.

REY MIDAS

Antes de poner su mano sobre la mujer y condenarla así a la dorada y eterna inmovilidad, el rey le pidió que se desvistiera, que se sentara al borde de la cama, cruzara sus piernas infinitas y, ya desnuda y con los ojos cerrados, dispusiera sus más cálidos labios de amante. Fue entonces cuando la besó para siempre.

EL TEATRO Y LA ROSA

En el escenario creció la rosa. Era la esperada, la rosa elegida, por eso nadie se atrevió a cortarla. Sólo cuando se marchitó regresaron, tristes, los actores.

José María Gomez Valero



LA NOCHE 1001

En la última noche a Sherezade sólo se le ocurría un relato hiperbreve. Realmente lamentó estar falta de inspiración.



EL ÚLTIMO VOLUMEN

Leyó completa la enciclopedia y acabó por el principio. De ahí que no conociera el amor.


POLIFEMO REFLEXIONA

Tengo miedo de los monstruos. Temo su anormal tamaño, sus dos ojos, su necesidad de otros, su capacidad de destruir. Sé que ellos, quienes quiera que sean, nada bueno van a traerme.



NO PODEMOS EVITAR QUE SE DESPEÑEN LOS CABALLOS

Quieres evitar el desenlace del relato, deseas ponerte en medio, detenerlo. Ves pasar una a una las palabras, las acciones, los hechos. Adivinas su final terrible. Aguardas el milagro, una salida. Lo sabes imposible. El relato acaba.


EL SALÓN DE BOXEO TENÍA EL TECHO DE CRISTAL

Sucedió después del combate, en el vestuario. Había vencido. Era el mejor. Lo sabía. La racha, adivinó, seguiría por lo menos tres o cuatro años más, dependiendo del castigo. Y después tendría suficiente como para un cómodo retiro. Ella le ve, sin embargo, triste. ¿Te dieron fuerte? Me darán más fuerte, Susi. Ella se rió con una risa estúpida. Salieron. Pidieron un taxi.

David Eloy Rodríguez


Relatos hiperbreves publicados en la revista digital Hwebra

5 comentarios:

Isabel dijo...

Bajé las persianas con cuidado(o ya lo hicieron sin darme cuenta),quería conservar ese instante(permanecía sin quererlo),protegerla del sol(aparece solo ante la luna)...Ya te haré otros comentarios que surgan en mi cabezita trastornada,por los golpes,ya sabes quizás disfrute de darme contra las paredes blancas,de ir a ciegas o con ciego.Por cierto,no me dijiste lo de la presentación,vas de ruta,suerte,que todo te vaya bonito,besos.Nínfula

Daniel dijo...

enlaza hombre... bueno, no te preocupes que san google me echará una mano. Vaya fieras los dos de Peris Mencheta...

David Franco Monthiel dijo...

http://www.hwebra.com/hwebra_6/index.htm

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

vaya al señor no le van las malas criticas. Bueno pues sus microrelatos son estupendos. Ni el mismo Oscar Wide en persona oye. Felicidades. Nos vemos en Estocolmo