09 octubre 2005

CLASE DE POR SÍ, O SEA: CIEN AÑOS DE CARY GRANT


La biografía escrita por McCann lleva por título Cary Grant: a class apart. Una "clase de por sí", en ambas acepciones: savoir faire y clase social. Hay mucho de clase trabajadora en la dura tarea de superación personal, en la maníaca autodisciplina con la que el ex-Archie Leach interpreta el personaje que ha inventado. Personaje que - cabe insistir - se nutre del desafío permanente a las funciones sociales, a las identidades de nación, clase y género. "Cary Grant" es un personaje "trans-atlántico", síntesis de Europa y América en continua redefinición (su acento era indefinible). "Cary Grant" ya no es de clase trabajadora como Archie Leach, pero tampoco es de clase alta o media. Precisamente, es una clase de por sí. Es inequívocamente varón, pero - como decíamos antes - la suya es una masculinidad muy distinta respecto a la granítica de Clark Gable y de Gary Cooper.
En estos tiempos de mierda y de desconsuelo, de finales de una fase del conflicto social (inaugurada en Seattle en noviembre de 1999), es más importante que nunca redescubrir la non-chalance [despreocupación] como arma de lucha individual y colectiva. El estilo es un arte marcial, como ya entonces lo había comprendido la clase obrera europea. Hacerle ver al patrón que, con un poco de ingenio y gastando poco, podían ser más elegantes y dignos que él. Las fotos de las manifestaciones del 1º de Mayo o de los funerales de Togliatti muestran expresiones y actitudes orgullosas, trajes algo desgastados pero perfectamente planchados, corbatas con nudo impecable en cuellos bien almidonados; las mujeres tienen pañuelos anudados con gracia y vestidos hechos en casa de corte perfecto. Se nota el cuidado por los detalles, el amor por la pulcritud de quienes todos los días están obligados a sudar y ensuciarse. El mensaje es más o menos éste: "Patrones, delante vuestro no tenéis bestias o bárbaros, y el mismo cuidado que ponemos en demostrároslo, lo pondremos en la lucha contra vosotros".
(...)
La misma actitud puede hallarse en la cultura afronorteamericana (un ulterior elemento de reflexión sobre las relaciones entre clase y "raza").
Escribe Lloyd Boston, autor de Men of Color: Fashion, History, Fundamentals (1998): "para los negros norteamericanos, y para los hombres en particular, la vestimenta siempre tuvo una función simbólica. Lo que vestimos señala lo que somos y, sobre todo, lo que queremos ser. Ya sea que el aspecto sea duro, trepador, afrocéntrico o pijo, nuestra habilidad en el vestir es también estrategia de supervivencia".
por Wu Ming

2 comentarios:

Nobody's boy dijo...

David, tengo una duda. ¿Wu Ming no era el seudónimo que usaban tantos escritores y que básicamente significaba "nadie"?

Abrazoz.

David Franco Monthiel dijo...

todo está aki
www.wumingfoundation.com

en "Quiénes somos?"