02 abril 2013

Nunca me sale igual



—Deje ver —dijo José Daniel Fierro rascándose el bigo­te con el caño de la escopeta nueva, un tic que el Ciego de­ploraba por poco profesional—. Con lo que tiran a la ba­sura en Queens en Nueva York en una noche, se podría amueblar un pueblo de Cuzco diez mil veces mejor de lo que está ahora. Con los desperdicios de un restaurante cla­se media de Caracas, comen 60 familias argelinas cinco días. Los solteros que pasean en la noche en Buenos Aires ha­rían las delicias de las solteras que sueñan solitarias viendo las estrellas de Bangkok. Los libros que he comprado y no leído resolverían los problemas de una biblioteca para en­señanza media en Camagüey. Con el salario mensual de un tranviario del D.F. se vive un día en el César Palace de Las Vegas. Con los discursos de un gobernador priísta mexica­no se pueden volver locos seis detectores de mentiras. Con la lumbre que hay en los poemas de Vallejo se cocinan to­dos los hot dogs que se consumen en un día en Monterrey. Con las palabras que he usado en 35 años para explicarlo, si las hiciéramos piedras, podríamos haber construido en Texcoco tres pirámides de Cheops . . . ¿Está claro?
—¿Me lo repite para grabarlo? —le solicitó Canales muy seriamente.
—Nunca me sale igual.


La vida misma, Paco Ignacio Taibo II.