15 noviembre 2007

CARNE

La carne ávida de los alimentos

que la noche impone.

El desvaído terciopelo

de los noctámbulos teatros

como peluche empapado

en la ternura del pantano.

La carne ávida de negros frutos

que la noche madura en sus ramas

para ser abrazo y temblor tornado en vano.

De "Los Hermosos bebidos"

3 comentarios:

inwit dijo...

Qué ganas tengo ya de poner la pezuña sobre "Los hermosos bebidos", como la puse con gusto sobre los aforismos que cayeron en el buzón hace un par de días. Está usté que se sale del molde, qué prolifiquismo, oiga.

Le llamo al zapatófono mañana porque el saturdinai se anuncia gaditano y venturoso. A ver cómo lo tiene usté y si al menos una por lo menos menos nos bebemos, no?

A.Querejeta dijo...

No sé como he llegado hasta aquí. Pero me gustaría saberlo porque he acabado cautivado.

Volveré por aquí.

Un saludo.

David Franco Monthiel dijo...

ok, amiga, no estoy muy fiestero por doleres cabezonales pero bueno.

A usted, sr. querejeta, bienvenido!

salud