22 noviembre 2007

EL ARMA QUE FORJAN LAS VIDAS

Con piel que fue acariciada/ con mapas
de la alegría/ con capacidad de miel

en lo agrio cotidiano/ con esquirlas

o montañas de material de abrazo.

Con solicitudes para la memoria,

con raíces que creyeron emponzoñadas

en quimeras/ con pequeñas alas

que convidan a que el cielo las mueva.

Con este pan abierto que es el abrazo,

con la entraña amada por venenos

y hambre de saber/ con manos

que aprietan la vida como ninguna.

Con los peldaños rotos que nos precedieron,

con las fosas y cráteres en la esperanza,

con hombros que se arriman

en fraternidad de atalantes,

con armamento de chispas y sílabas negras,

con la retórica del paraíso imposible,

con el arma más hermosa nunca forjada,

con tus ojos en anhelo
,
con arsenal de uvas y yemas juntas

forjado en esta ciénaga de asesinos y ciegos.

Armémonos, hermana, de vida.

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

David:

solo es posible seguir cuando quien te precede
tiene las pelotas o los ovarios suficientes para defender su derrota, para vivir sin premio, para ganar a los otros un camino menos hóstil, un presente inestrenado que permita sonrier sin daño,
comer sin culpa, vivir sin engaño, soñar sin locura.

Tus versos dejan suelo pisable donde había humo de contienda. Se suman a otros versos de otros poetas. Son una cadena que libera. Son la feraz tierra que desentierra una verdad secuestrada, una dificil esperanza.

Un abrazote,

Víktor

David Franco Monthiel dijo...

muchisimas gracias, viktor, por tus palabras y tus visitas y todo.

salud